Los Niños en Su Casa
Acerca de la serie Contáctenos Glosario Buscar Lr English
Inicio Temas Actividades Recursos Guía de episodios Aprendizaje Activo
Tratando quemaduras
Para proveedores
Tipo: Para proveedores   Habilidad: Salud & seguridad
Hasta cierto punto, los moretones y las raspaduras son parte de la niñez. Después de todo, ¿existe alguien que jamás se halla raspado la rodilla? No obstante, hay lesiones más serias que los adultos pueden y deben prevenir. De acuerdo al Consejo Nacional para la Seguridad, las lesiones accidentales ocupan el primer lugar entre las causas de muerte de niños de uno a cuatro años de edad. Tratando quemaduras
¿Qué aprendemos?
Trate las quemaduras menores con agua fría, pero no ponga hielo sobre ellas.
Luego cubra las quemaduras menores con una gasa esterilizada – no con pelotas de algodón.
Medicina comprada sin receta puede aliviar el dolor.
Si aparece una infección, busque ayuda médica.
Para quemaduras mayores, llame al 911 y busque ayuda médica de emergencia.
Materiales o ingredientes
Direcciones
Quemaduras o escaldaduras son una de las lesiones más comunes de la infancia y una de las más importantes que los adultos deberían saber manejar. Para distinguir una quemadura menor de una quemadura seria, el primer paso es determinar el grado y la extensión del daño a los tejidos del cuerpo. Las tres clasificaciones de quemaduras de primer grado, segundo grado y tercer grado le ayudarán a determinar el cuidado de emergencia:

Quemaduras de primer grado
Las quemaduras más leves son aquellas en las que se quema la capa externa de la piel. La piel es usualmente roja, con hinchazón y dolor presentes algunas veces. La capa externa de la piel no se ha quemado totalmente. Trate la quemadura de primer grado como una quemadura menor a menos que involucre porciones sustanciales de las manos, pies, cara, ingle o nalgas, o una articulación importante.

Quemaduras de segundo grado
Cuando la primera capa de la piel ha sido quemada totalmente y la segunda capa de la piel (dermis) también está quemada, la lesión se llama quemadura de segundo grado. Aparecen ampollas y la piel presente una apariencia intensamente rojiza y con manchones. Las quemaduras de segundo grado producen dolor e hinchazón severos.

Si la quemadura de segundo grado no es mayor a 3 pulgadas (7.5 centímetros) de diámetro, trátela como una quemadura menor. Si el área quemada es mayor o si la quemadura está en las manos, pies, cara, ingle o nalgas, o sobre una articulación importante, trátela como una quemadura mayor y busque atención médica inmediatamente.

Quemadura de tercer grado
Las quemaduras más serias no producen dolor, involucran todas las capas de la piel y causan daño permanente al tejido. La grasa, el músculo e inclusive el hueso podrían estar afectados. Las áreas podrían estar negras carbonizadas o verse secas y blancas. Podría ocurrir dificultad para inhalar y exhalar, intoxicación con monóxido de carbono, u otros efectos tóxicos si la inhalación de humo acompaña a la quemadura.

Tratando quemaduras menores
Para quemaduras menores, incluyendo quemaduras de primer grado y segundo grado que se limitan a un área no mayor a 3 pulgadas (7.5 centímetros) de diámetro, tome los siguientes pasos:
  • Enfríe la quemadura. Coloque el área quemada bajo agua fría que corra por al menos cinco minutos, o hasta que el dolor disminuya. Si esto no es práctico, sumerja la quemadura en agua fría o enfríela con compresas frías. Enfriar la quemadura reduce la hinchazón al conducir el calor fuera de la piel. No ponga hielo en la quemadura.
  • Cubra la quemadura con una gasa esterilizada. No use algodón esponjosos, el cual podría irritar la piel. Envuelva la gasa de manera suelta para evitar poner presión sobre la piel quemada. La venda mantiene el aire fuera de la piel quemada, reduce el dolor y protege la piel ampollada.
  • Tome un calmante para el dolor comprado sin receta médica. Estos incluyen aspirina, ibuprofen (Advil, Motrín, otros), naproxeno (Aleve) o acetaminofen (Tylenol, otros). Nunca le dé aspirina a niños o adolescentes.
Quemaduras menores usualmente se curan sin más tratamiento que el mencionado. Podrían curarse con cambios de pigmentos, es decir que el área podrá ser de un color diferente a la piel que la rodea. Esté alerta a los signos de infección, como aumento en el dolor, rubicundez, fiebre, hinchazón o que la quemadura rezume. Si se desarrolla una infección, busque ayuda médica. Evite volver a lesionar la zona de la quemadura o broncearse, si la quemadura tienen menos de un año – hacerlo podría causar cambios de pigmentación más extensos. Use protector para el sol en el área por al menos un año.

Cuidado:
  • No use hielo. Colocar hielo directamente en una quemadura puede causar una quemadura por frío, dañando aún más la piel.
  • No aplique mantequilla o ungüentos a la quemadura. Esto podría prevenir que sane apropiadamente.
  • No reviente las ampollas. Las ampollas rotas son vulnerables a la infección.
Tratando quemaduras mayores
Para quemaduras mayores, marque el 911 o llame para obtener asistencia médica de emergencia. Hasta que llegue la unidad de emergencia, siga estos pasos:
  • No quite la ropa quemadas. Sin embargo, asegúrese de que la víctima no esté en contacto con materiales ardientes o expuesta al humo o calor.
  • No sumerja quemaduras severas grandes en agua fría. Hacerlo podría causar shock.
  • Busque los signos de circulación (respiración, tos o movimiento). Si no hay respiración u otro signo de circulación, empiece la resucitación cardiopulmonar (CPR).
  • Eleve la parte o partes quemadas del cuerpo. Elévelas por encima del nivel del corazón si es posible.
  • Cubra el área de la quemadura. Use una venda fría, húmeda, y estéril; una tela limpia y húmeda; o toallas húmedas.
Busque Actividades

Episodios relacionados
Cómo Prevenir Lesiones Serias
Actividades relacionadas
Evitar las Heridas Accidentales
Lista de Botiquín
 
©?2007 Televisión comunitaria del sur de California. Derechos reservados.
RSS