Los Niños en Su Casa
Acerca de la serie Contáctenos Glosario Buscar Lr English
Inicio Temas Actividades Recursos Guía de episodios Aprendizaje Activo
Ayudando a un Niño del que se Burlan

RSS
Estimada Alina,
Mi niño de 4 años llegaba contento de su escuelita, pero últimamente no quiere ir más. Cuando le pregunto porqué, me dice que sus amigos se burlan de él y le dicen sobrenombres. ¿Qué puedo hacer para ayudarle?
Rosa Bermúdez
Consejos de Alina
Alina Rosario
Alina Rosario
Presentadora
  • Escuche con empatía
  • Use libros, títeres y juegos dramáticos
  • Enséñele como defenderse sin ser agresivo
  • Intervenga inmediatamente
  • Hable con otros para ver lo que han observado
Consejos de un experto
Laura Cardenas-Villagran
Laura Cardenas-Villagran
Consejera Familiar
Cuando un niño está siendo intimidado, tenemos que convertirnos en investigadores y preguntar: ¿Qué? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Quién? Regrese al punto de vista del niño y averigüe exactamente qué es lo que hace que el niño se sienta mal y ayúdelo a resolver su propio problema. Los padres no deberían intervenir en solucionar esta situación por el niño. En cambio, use el juego de roles para entrenar al niño a defenderse. Esta es la manera más saludable de ayudar a un niño.

Hay señales que indican que alguien está intimidando a un niño. Cuando alguien está molestando a un niño, él o ella tiende a someterse o a aislarse. Esto disminuye su autoestima dramáticamente. Los niños también tienden a reaccionar negativamente ya sea llorando o pegándole al agresor. Otros signos de un niño que está siendo burlado son orinarse en la cama, chuparse el dedo, dormirse en clase, tener pesadillas, o, en casos extremos, orinarse en los pantalones cuando el agresor está cerca.

Cuando usted es testigo de que un niño está siendo burlado, esté ahí presente como un adulto e investigue la situación. Juzgue la situación de manera justa. Observe cómo el niño reacciona a esta situación. Vea cuál es el niño agresivo y por qué él o ella se está burlando de su niño. Asegúrese de que su niño sepa que él o ella será consolado(a) y cuidado(a). Hable también con el otro niño. Es posible que el agresor no sea consciente del daño que él o ella está causando.

Trate de “darle” a su niño las palabras y emociones para que pueda comunicar sus sentimientos. Pregúntele a su niño, “¿Te sientes triste”? o “¿Estás enfadado”? Explique por qué su cuerpo reacciona de esa manera – ya sea que esté nervioso, asustado o enfadado – porque estas son emociones complejas. Déle tiempo, paciencia y calma. Si no, la situación puede empeorar. Dígale que estas cosas son normales, y que el niño aprenderá con el tiempo. La paciencia y las palabras ayudan de verdad.

Los libros y el juego dramático con títeres pueden ser grandes herramientas, si los padres o los proveedores saben cómo usarlos. Pero cuando las usa para resolver una situación o un conflicto, entonces usted necesita asegurarse de que entiende con exactitud lo que sucedió, para no fomentar el mal comportamiento. También no olvide que el niño necesita abrazos y reafirmación.

Hay una diferencia entre la firmeza y la agresión. Firmeza significa aprender a obtener lo que uno necesita sin herir a otra gente. La agresividad significa obtener lo que uno quiere sin importar qué. Lo que necesitamos hacer es enseñarle al niño a comunicar lo que él o ella quiere, en vez de arrebatar o pegar. Cuando uno le enseña a un niño a ser firme, uno le enseña a negociar y a arreglárselas.

Entablar amistades entre los niños les brinda una oportunidad social. Tenga en mente que los niños van a tener problemas en cada situación social. Nadie puede evitarlas. Pero recuerde que los niños no pueden aprender si evitan estas interacciones. Es mejor que un niño aprenda a pelear a los 3 años que a los 13. Los problemas sociales son en realidad experiencias de aprendizaje, y ellos pueden ayudarnos a lidiar con otra gente más tarde en la vida.
Comentario de Proveedores
Monica Gomez
Monica Gomez
Madre de dos niños
Recientemente, mi hija tuvo problemas con una niñita de su pre-escuela. Le hablé y le pregunté, “¿Qué quieres que haga”? Debería ir yo a la escuela y hablar con la maestra? ¿O se sentiría más cómoda ella resolviendo el problema por sí sola? Ella decidió resolver la situación por sí misma. Fue excelente, porque resolver este conflicto hizo que su autoestima creciera.
Suyapa Espinoza
Suyapa Espinoza
Tía de tres niños
Pienso que la pre-escuela es un muy buen momento para empezar a guiar a los niños pequeños para que no intimiden a otros o para que no dejen que otros se lo hagan a ellos más tarde. Pero yo les digo que tienen que defenderse por sí mismos porque yo no voy a estar ahí siempre. Les digo que si hay algo que no les gusta que se lo hagan saber a la otra persona, “¡No me gusta esto! ¡Por favor, para”!
Alicia Albek
Alicia Albek
Proveedora por diez años
Trabajo con niños muy pequeños, pero a veces me doy cuenta que cuando un niño está triste o está llorando, los otros niños se le acercarán y en vez de ayudarlo, es posible que le den un palmazo o le hagan daño. Entiendo que a esa edad, están tratando de darle un poco de atención, pero ellos no saben cómo medir su fuerza. Así que conmigo los niños aprenden a como consolar a alguien. Les enseñamos a ser cuidadosos y a cómo acercarse a otra persona.

Libros 'Este Soy Yo' Actividad del día:
Libros 'Este Soy Yo'
Ayudando a un Niño del que Se Burlan Video del día:
Ayudando a un Niño del que Se Burlan
Temas: Desarrollo social y emocional
Vea el índice
Vea más
Vea todos los temas
Foros
Episodios relacionados
El comportamiento de morder
Ambiente Positivo
El Estrés y Los Niños
La Intimidación Entre Los Niños
Recursos
Early Connections: A Project Of The Collaborative For Children
1-877-511-KIDS o 1-877-511-5437
 
©?2007 Televisión comunitaria del sur de California. Derechos reservados.
RSS